Aleaciones de alta temperatura

Muchas industrias líderes del mercado, como la militar, la aeroespacial, la médica, la industria electrónica de alta precisión y otros sectores principales de la economía necesitan constantemente aleaciones resistentes a altas temperaturas.

Este tipo de aleación tiene una característica muy importante: puede funcionar con eficacia a temperaturas iguales o superiores a los 500 grados centígrados. Las aleaciones resistentes a altas temperaturas, que normalmente consisten en un metal y otro elemento, son conocidas por su increíble durabilidad y capacidad de desempeñarse a la perfección en condiciones ambientales muy adversas. Las aleaciones resistentes a altas temperaturas pueden utilizarse para cualquier tipo de operación que requiera materiales de gran durabilidad y resistencia.

Las aleaciones capaces de desempeñarse correctamente a temperaturas muy elevadas deben demostrar su calidad incluso a 1000 grados, no sólo en torno a los 500. Por ejemplo, las aleaciones de titanio, aunque se las considera muy duraderas y eficientes, no pueden desempeñarse correctamente a temperaturas superiores a los 450 grados. Esa deficiencia hace que no sean aptas para su uso en sistemas de propulsión de reactores y cohetes. Otros metales ofrecen mejores resultados en aleaciones resistentes a altas temperaturas. El hierro, el níquel y el cobalto son los metales básicos para aleaciones capaces de operar a temperaturas muy altas. Además de esos metales, las aleaciones contienen otros elementos, tales como aluminio, circonio, manganeso o carbono. Otros metales muy efectivos a altas temperaturas son el renio y el niobio.

Es extremadamente importante seleccionar correctamente las aleaciones resistentes a altas temperaturas, sobre todo en el caso de aleaciones destinadas al uso en aviones. Si la aplicación de cierta aleación se relaciona de forma directa con la seguridad y el bienestar de las personas y con la protección de la propiedad, debe desempeñarse al más alto nivel. Las aleaciones resistentes a altas temperaturas deben estar construidas, sin excepción, con los mejores materiales disponibles, y mediante el uso de las últimas técnicas de ingeniería. La fabricación de las aleaciones resistentes a altas temperaturas es un proceso complicado que requiere del uso de tecnologías avanzadas, tales como el mecanizado por ultrasonido y el mecanizado electroquímico. Producir aleaciones resistentes a altas temperaturas es un proceso de alto coste, tanto por los materiales, como por el proceso de fabricación.

Entre todas las aleaciones del mercado, algunas son extremadamente populares, como por ejemplo la Inconel 601, la Hastelloy X y la IN-100. Todos estos modelos tienen una base de níquel.

NeoNickel es un importante proveedor europeo de aleaciones resistentes a altas temperaturas y aleaciones de níquel. Con muchos años de experiencia en la distribución aleaciones de alta calidad a la industria aeroespacial, militar y médica, NeoNickel gestiona un enorme inventario que cuenta con diferentes tipos de aleaciones, desde aleaciones de níquel hasta aceros inoxidables. NeoNickel ofrece más que tan sólo el producto: ofrece al cliente el soporte y el asesoramiento de sus expertos. Elegir la aleación apropiada para una aplicación concreta en su ambiente funcional no es una tarea fácil. Para cada aplicación se necesita una aleación concreta, con el fin de maximizar su eficacia y garantizar un funcionamiento seguro.

NeoNickel cuenta con más de 30 años de experiencia en el diseño y la venta de aleaciones. NeoNickel distribuye aleaciones a las empresas más grandes del sector,y es modelo de calidad y asistencia dentro de la industria. Las aleaciones producidas por NeoNickel son el núcleo de muchas aplicaciones resistentes a altas temperaturas de todo el mundo, utilizadas en diversos sectores, desde centrales químicas hasta aviones. Aun en las situaciones más exigentes, NeoNickel le ofrecerá la mejor solución personalizada.